Me había sentido cansada por mucho tiempo, mi espalada estaba siempre tensa, con dolores y todo mi tronco sufría continuamente de espasmos, constriñendo la circulación y agotándome de energía; sonreír iba siendo cada vez más difícil.

Al final de mi primer tratamiento puede sonreír y de hecho me sentí feliz después de meses de sufrir por falta de energía y continua preocupación, simplemente pude sentirme más ligera y con esperanza; el alivio en mi espalda fue inmenso y en el área del abdomen tuve una sensación de calidez y paz.

No puedo creer la diferencia entre el antes y el después de los tratamientos así que disfruto recomendando a Master Oh a todo aquel que conozco; me siento muy agradecida de haber encontrado a un experto tan extraordinario y con tal poder curativo.

Emma-Jane Cole, Diseñadora, Londres

Quote-close