Mi marido tenía dolor crónico de espalda e incluso después de visitas constantes al quiropráctico, no podía andar o moverse bien hasta el punto de ser incapaz de ponerse los calcetines. ¡Después de un sólo tratamiento se encontró libre de dolor y capaz de caminar normalmente!

Clare Johnson, Sydney

Quote-close